Monthly Archives: F Y

Orgullo del pueblo con pintura: El embellecimiento del pueblo progresa rápidamente en El Amarillo

¿Dónde está el centro del mundo? Hay señales que indican que está en un pequeño pueblo llamado El Amarillo, en la entrada sur del Parque Pumalín. En la Carretera Austral, a unos pocos kilómetros al sur de Chaitén, la ciudad que fue dañada por el volcán, El Amarillo se está convirtiendo en un centro turístico para entrar a Pumalín, y en lugar agradable para vivir para sus ciento y tantos residentes.

Hace ocho años atrás, The Conservation Land Trust comenzó un proyecto de embellecimiento del pueblo El Amarillo, liderado por la joven arquitecto local, Marcela Ojeda. En ese entonces, el pueblo consistía de unas pocas docenas de casas, casi todas llevadas a menos. Unos cuantos supermercados pequeños vendían productos básicos y pocas casas tenían piezas para arrendar a los turistas. En su gran mayoría, los turistas tenían que parar en Chaitén o más al sur en la Carretera Austral para encontrar servicios. A pesar de tener una excelente ubicación al lado de Pumalín, con vistas preciosas del Volcán Michinmahuida y el Cordón de los Tabiques, El Amarillo no había desarrollado mucho su potencial ecoturístico. Los turistas pasaban de largo en la carretera y muchos residentes jóvenes querían irse para buscar más oportunidades.

La belleza natural de El Amarillo; mirando hacia Michimahuida.

Desde 2005, el proyecto de embellecimiento del pueblo ha trabajado con muchas familias para poner sus casas en orden, pintarlas, repararlas, jardinear y construir el paisaje. El Proyecto Pumalín patrocina los arreglos iniciales de las casas, con el acuerdo de que los dueños cubran la mantención y reparaciones en el futuro. El equipo trabaja con las familias para hacer un diseño y acordar un horario para los arreglos, y les pide que participen siempre que sea posible.

Con un poco de pintura, carpintería y jardineo se puede llegar muy lejos. Muchas de las estructuras del pueblo que parecían no tener reparo han renacido como hogares llenos de carácter con tan sólo unos arreglos sencillos pero bien pensados. Con la ayuda de voluntarios de todas partes del mundo se han podido transformar más de una docena de casas de la localidad.

Un hogar construido a partir de un viejo container y transformado en una linda cabaña de campo.

Mientras tanto, el equipo ha diseñado y construido un nuevo supermercado y estación de bencina para colocar El Amarillo en el mapa de servicios turísticos de la región.

Administrar una estación de bencina nunca ha sido algo importante en una lista de proyectos de conservación, pero dado que la bomba de bencina más cercana está muy lejos, esta estación entrega un servicio de gran importancia y ayuda a toda la comunidad.

El supermercado provee una variedad de productos distintos a los que se ofrecen en los supermercados que ya existen: herramientas, verduras orgánicas, productos de lana, libros y suvenires, entre otras cosas.

La idea principal del proyecto, según explica Doug, es crear un sentimiento de orgullo por el hogar haciendo arreglos, aplicando pintura y creando paisajismo con sencillez. El orgullo por el hogar se traspasa al orgullo por la comunidad, a medida que el pueblo entero se ve más ordenado y agradable, y se convierte en un destino atractivo para los turistas. Cuando el primer plano donde están las casas, los jardines y espacios comunes se ve más bonito, los residentes y las visitas pueden sentir admiración y disfrutar el espectacular escenario natural del lugar, sintiendo respeto por la vida silvestre que los rodea.

Explicando la gran idea a los visitantes de El Amarillo.

El cuidado por el hogar y la conexión con la comunidad cultivan la responsabilidad por el lugar y la tierra. Sin necesidad de predicar valores ecológicos, el trabajo de remodelación del pueblo mejora la calidad de vida y otorga más oportunidades económicas a los residentes, pero además les sirve de motivación para proteger la excepcional naturaleza de su entorno.

2 Comments

Filed under Activismo, Otros, Restauración

Arquitecta de los “chirimbolos”: Una entrevista con Marcela Ojeda

La joven arquitecto originaria de El Amarillo, Marcela Ojeda, ha liderado el proyecto para embellecer su pueblo. Hablamos con ella hace poco durante un tour en El Amarillo sobre la historia y el impacto del proyecto.

Marcela Ojeda.

P. ¿Cómo conociste a Doug y supiste del Proyecto Pumalín?

Crecí justo acá en El Amarillo donde mis padres tienen un hostal sencillo. Cuando el equipo de Pumalín empezó a trabajar en la parte sur del parque en 2002, necesitaban un lugar donde quedarse así que empezaron a venir al negocio de mis papás. Un día, Doug pasó para conversar con mis padres y supo que yo estaba estudiando arquitectura en la universidad. Al saber que había una estudiante de arquitectura, empezó a planificar un trabajo de embellecimiento del pueblo. Ale Retamal, una antigua miembro del equipo de Pumalín, me contrató para trabajar en el verano de 2005 cuando yo estaba estudiando.

La casa de la familia de Marcela, ahora arreglada como parte de proyecto.

Q. ¿Cómo les fue en los primeros años del proyecto?

A medida que empezamos a desarrollar las ideas para este proyecto, no quisimos empezar con la casa de mis papás porque eso se vería como interés personal. Al principio, algunos estaban dudosos de trabajar con nosotros porque no entendían porque queríamos ayudarlos a arreglar su casa. Entonces, nuestra vecina al frente nos ofreció su casa como “proyecto piloto”, más que nada porque conocía y confiaba en mi familia y no tanto porque estuviera de acuerdo con el proyecto. Pintamos su casa, construimos una reja nueva, hicimos trabajos de paisajismo y construimos un nuevo cobertizo, entre otras cosas. Una vez que los otros vieron la transformación, se abrieron más a la idea del proyecto.

La primera casa, y dueña, que se unió al proyecto de embellecimiento del pueblo.

Durante uno o dos años, pasé mucho tiempo hablando con varias familias sobre el proyecto, para reducir las sospechas y encontrar personas nuevas con quienes trabajar. Con cada familia que se unía al proyecto, yo conversaba con ellos para saber qué color de pintura querían, que tipo de reja, ideas sobre el paisajismo, etc. Yo doy sugerencias e ideas: generalmente la gente quiere consejos sobre que colores se ven mejor juntos y que estilo de reja se vería bien con su casa.

Uno de los proyectos que van encaminados.

Con el tiempo, ha sido cada vez más fácil convencer a la gente, al punto en que ahora tenemos una larga lista de gente esperando para que los ayudemos. Estamos trabajando lo más rápido posible, ¡pero casi todo el mundo quiere ayuda! Hay sólo una cierta cantidad de pintores en El Amarillo y sólo algunos días soleados, así que hay un límite de cuanto podemos lograr cada temporada.

P. Describe uno de los trabajos de arreglo en que has participado.

Uno de mis trabajos favoritos ha sido la limpieza del Supermercado Las Rosas, un supermercado simple con algunas habitaciones arriba para turistas. La señora que lo administra es viejita y tiene problemas de salud, y tiene que cuidar a varios nietos, todo por su cuenta. Su negocio estaba pasando por malos momentos ya que la estructura estaba destartalada y no era muy atractivo para los turistas, y no tenía otros medios para sustentarse a si misma y su familia. Le dimos al edificio un arreglo profundo: mejorando la integridad de la estructura, limpiando el interior para darles una mejor calidad de vida a la familia y ofrecer mejores comodidades a los turistas, y lo pintamos de color rojo y azul brillante y alegre.

El Supermercado Las Rosas, unos años atrás.

Toques finales en la transformación, enero de 2013.

Cuando Doug y yo la visitamos el otoño pasado, salió llorando, diciéndonos todo lo que le habíamos cambiado la vida y todo lo que había disfrutado trabajar con nuestro equipo. No sólo estaba feliz con los arreglos de su casa pero también disfrutó la ayuda y amistad de los trabajadores de nuestro equipo que pasaron tiempo con ella. Nos contó que jamás hubiera tenido el dinero ni la energía para hacer las remodelaciones ella misma, pero que ella y su familia iban a hacer todo lo posible para mantener el edificio en buenas condiciones en el futuro.

P. ¿Cómo puedes describir el estilo arquitectónico del pueblo

Nuestro objetivo era usar el estilo tradicional del lugar que calza con los edificios que ya existían y usamos materiales familiares. Hemos creado “chirimbolos”, lo detalles arquitectónicos que le dan un toque decorativo y estilo a las construcciones simples. Nuestra tienda de letreros, administrada por el inveterado artesano, Dante, construye detalles de madera que realmente embellecen las casas. Cada casa tiene un estilo sutilmente diferente, pero son variaciones de un mismo tema.

Me gusta trabajar con planchas de zinc porque son tan típicas en esta región. Algunos arquitectos lo pueden mirar en menos, pero es funcional y duradero, y si se usa correctamente, puede ser atractivo también. Encontrar un estilo que sea económico y asequible para nuestros vecinos es un desafío interesante y entretenido.

Q. ¿Cuáles han sido los resultados más grandes del proyecto?

El arreglo que se ha hecho en el pueblo también ha cambiado la visión de la comunidad. Ahora hay mucho más reconocimiento de la belleza con la que vivimos y la sensación de que existen oportunidades. Además, nuestros pueblos vecinos quieren imitar lo que hemos hecho. Nos acaba de visitar un hombre de Puerto Cárdenas, al sur por la Carretera Austral, que quiere empezar un proyecto similar para remodelar su pueblo. El Amarillo hoy día es el orgullo de la región en vez de un pueblito olvidado. Como arquitecto, es motivador ver como el cambio en la apariencia de un lugar también puede cambiar su espíritu.

4 Comments

Filed under Otros, Restauración