Cultivando y restaurando en el Fundo Hornopirén: Una conversación con Héctor y Nancy Oyarzún

Durante casi once años, Héctor y Nancy Oyarzún han administrado el pintoresco y productivo Campo Hornopirén, el cual forma parte del Proyecto Pumalín. Este campo se ubica a sólo 100 km al sur de Puerto Montt en la Carretera Austral permitiendo que sea más asequible que otros campos del Proyecto Pumalín. Las impresionantes vistas hacia el Volcán Hornopirén, la pieza central del cercano Parque Nacional Hornopirén, hacen que este campo también sea uno de los más hermosos.

Héctor y Nancy comenzaron a trabajar en Hornopirén poco tiempo después de que Doug y Kris compraran la propiedad. Tenían un trabajo muy difícil por delante: el campo encarnaba todo lo que son las malas prácticas de administración, llevando consigo las cicatrices de un mal manejo de prácticas forestales y agrícolas, así como también los deshechos y el procesamiento de madera ilegales. Después de más de una década de trabajos de restauración, Héctor, Nancy y aquellos que trabajaron junto con ellos han transformado la propiedad de Hornopirén nuevamente en un campo sano y hermoso.

La gran mayoría de sus 346 hectáreas permanecen como bosque templado Valdiviano sin cultivar, sirviendo como hábitat primordial para las especies de vida silvestre inusuales como el pudú, el ciervo más pequeño del mundo. Las manadas de ganado y ovejas pastan en los pastizales restaurados. Los invernaderos orgánicos, el huerto de verduras y los cultivos de frutos del bosque utilizan un innovador sistema de composta que provee nutrientes a las plantas. Finalmente, la producción de miel orgánica completa la variedad de actividades productivas del campo.

Héctor y Nancy se tomaron un momento para responder algunas preguntas sobre como es trabajar en Hornopirén y comentar sus experiencias.

P: ¿De dónde son ustedes?

R: Los dos somos de Osorno, una ciudad al norte de Puerto Montt, y crecimos trabajando en el campo allá.

P: ¿Qué los ha llevado ha quedarse tanto tiempo en Hornopirén?

R:  Hornopirén es un campo hermoso, bien organizado y lleno de paz. Es un placer pasar el tiempo acá y somos muy felices con nuestro trabajo. Este es el desafío más grande que jamás hemos tenido pero también el más satisfactorio.

P: ¿Cuáles son los desafíos de administrar este campo?

A:  El proceso de restauración fue largo y desafiante y muchas veces tuvimos que experimentar para encontrar la mejor técnica, ya que este tipo de restauración nunca se había hecho en esta región. Con el paso de los años, hemos cambiado el equilibrio de las ovejas y el ganado, tratando de averiguar que tipo de ganado tiene más sentido ecológica y económicamente. Todos los días nos esforzamos para trabajar la tierra con la naturaleza, pero eso puede ser un proyecto difícil y complicado.

Q:  ¿Cuál es la parte que más les gusta de su trabajo? 

R:  ¡Cuando volvemos al campo el lunes en la mañana para tratar de resolver los desafíos y lecciones que nos esperan en la semana!

P: Según su experiencia, ¿qué es lo que tiene de especial trabajar en el Proyecto Pumalín?

R: Doug es un excelente líder y jefe. El cree y confía en nosotros en base al trabajo que hemos hecho acá y nos da la oportunidad de hacer lo que más nos gusta: trabajar en el campo, cerca de la naturaleza y la vida silvestre. Doug y Carlos Zambrano (administrador del Parque y Proyecto Pumalín) nos dan excelentes consejos, pero también tenemos espacio para trabajar de forma independiente. Realmente sentimos que somos parte de una gran familia de gente motivada y que comparte las mismas ideas.

Hornopirén tiene una casa de campo de madera restaurada, construida hace décadas atrás con el estilo regional, además de refugios para equipos de mantención y caminos interiores que han sido arreglados.

El majestuoso Volcán Hornopirén provee un hermoso escenario para los cultivos de frutos del bosque.

Rejas y caminos construidos en el estilo local tradicional.

Héctor y Nancy venden muchas de las verduras que producen en el mercado local en el pueblo de Hornopirén.

Todo el ganado se cría de manera orgánica y es completamente alimentado con pastos.

El campo produce una amplia variedad de frutos del bosque: arándanos, frambuesas, grosellas, murtas y zarzaparrillas.

¡Un perro dando vigilancia adicional!

Leave a Comment

Filed under Otros

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

captcha * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>